Pasiones que arrastran a la ruptura, otra faceta de “Tormentas y Susurros”

Abriendo la ventana diariamente por la que siempre miramos hacia afuera , hoy quiero mirar hacia adentro para ver qué hay en el interior de esta narración.  Aparte de lo ya comentado sobre el contenido encontramos una faceta diferente de la histórica y cotidiana.

Desnudando a la protagonista tratamos de ver de dónde salen esas fuerzas para poder luchar después de varias caídas, especialmente en su vida sentimental que tanto daño le causó también en su vida profesional.

Recurriendo al legado de valores que ha rescatado del pasado, de su familia y a la educación recibida,  construyó,  instintivamente, los pilares para adquirir el sentido de la independencia, de la reacción ante lo que no le parecía bien.

Y es que su matrimonio fue toda una tragedia de amor que nos retrata la intimidad de la vida de dos seres de diferentes culturas con pasión. pero que nunca alcanzaron a conocer la felicidad.

Ana se deja guiar instintivamente por el amor que siente hacia su esposo. Se somete, al principio,  pero se tropieza con un producto de la cultura machista, prepotente e irracional que destruye todo lo que toca. Y que no tolera el éxito profesional de su esposa llegando a los malos tratos y humillaciones. Una relación turbulenta donde ambos nos equivocamos.

El miedo, la baja autoestima y el desafío consigo misma la llevan a la ruptura donde Ana decide abandonarlo entablando la nulidad matrimonial ante la iglesia católica quedándose a cargo de sus dos hijas, desarticulando la relación.

Todo un drama y un conflicto donde se exalta a la mujer de principio al fin y donde el valor de lo inesperado es todo un privilegio.